El primer día estábamos absolutamente desconcertadas: asambleas llenas de palabras imposibles, electrónica avanzada, transfeminismo y cosas hípermodernas que nos dejaron alucinadas.

Anuncios