Hemos recortado palabras de los carteles de la calle, las hemos pegado sobre cartón y después hemos puesto imanes por detrás, como el juego de las palabras de las neveras, pero en grande.

Después buscamos una localización metálica, es fácil porque la ciudad es metálica, pero en la calle Príncipe 14 hay un espacio fabuloso y super grande.

Ha sido divertidísimo.

Anuncios