Pues un día andando por Magdalena vimos, en el zócalo gris de una obra, unos rectángulos perfectos de distintos tonos entre amarillo, anaranjado y beige… (qué palabra ésa del beige, qué color más tonto!), 5 en la calle Magdalena y 3 en la calle Luis Vélez de Guevara! encima en esquina!

Al principio no entendímos lo que era… unos rectángulos amarillos perfectos sobre el gris… no sé… luego ya sí, claro!!! eran pruebas de pintura!

Aunque para nosotros ya fue siempre el paspartú sobre el que colocar cuadros, y eso hacemos, casi todos los fines de semana.

Un arte urbano ordenado, en forma de regalos urbanos. A veces fantaseamos con la ídea de que vamos a casa de alguien y nos encontramos uno de los cuadros de “la galería”.

Anuncios